¡Ayúdanos a compartir!

Tras la polémica suscitada en los últimos días que ha desembocado en un cruce de peticiones de dimisión por parte del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Barbate y el Barbate CF, la portavoz del Grupo Municipal y Socialista y secretaria general del PSOE de Barbate, Mari Loli Varo, ha realizado unas declaraciones en la que defiende la postura del club.

Varo ha declarado que “sinceramente, esperaba no tener que pronunciarme en este tema porque esperaba que se solucionase vía cívica entre los implicados, pero lo que no vamos a consentir es la mentira o el intento de descrédito hacia  una persona o personas que lo único que han hecho es trabajar para salvar al Barbate CF, por supuesto sin mirar colores políticos, ya que no hay que ser muy listos en pensar que si hubiesen mirado su color, hubiesen dejado morir al Barbate. Y no fue así porque una cosa es la política y otra el pueblo”.

En palabras de la portavoz de los socialistas, “que los directivos, jugadores o quienes sean, pongan un cartel o los que quieran en las instalaciones que usan y son conocedores del estado lamentable en el que están, se llama libertad de expresión, y los que están en un cargo público son los primeros en deber respetar las opiniones de los demás”. Así, añade que “tanto como le gusta a este alcalde mirar 7 años atrás cuando gobernaba el PSOE, si a nosotros se nos hubiese ocurrido quitar un cartel o no aguantar las críticas de cualquier vecino o vecina nos hubiesen quemado en la plaza del pueblo”.

Pero para Varo la historia “es más grave, no conformes con haber actuado mal, cosa que podría haberle pasado a cualquiera, ya que somos humanos y pedir perdón, no dudan en montar otra quema pública, volver a hacerse el mártir, eso le ha funcionado bastante a Miguel Molina, alegando que ellos tienen sentimientos y familias, como si el resto del mundo no la tuviésemos, y esta vez le ha tocado esta quema al presidente del Barbate CF”.

Para finalizar, Varo sentencia que “la mentira y el intento de manipulación tiene un límite, por suerte, esta vez hay muchos testigos presentes y esta falta de moral no los hace merecedores de ostentar un cargo público”.